¿Cuál es la herramienta cardiovascular más eficaz? ¿Cuál es la máquina cardiovascular que garantiza los mejores resultados? La respuesta es: no hay ninguna en particular. Lo que realmente cuenta es la intensidad y duración del entrenamiento. Estos son los principales factores que determinan la efectividad del entrenamiento cardiovascular.

En lo que se refiere a los equipos cardiovasculares, lo mejor es elegir el que más te guste y disfrutar. Si entrenas con motivación, ya estás a mitad de camino  para obtener resultados. Sin embargo, tienes que elegir el tipo de cardio que mejor se adapte a otros deportes que practicas en tu vida diario. Si practicas ciclismo, la bicicleta estática o de spinning es ideal para ti, si haces piragüismo el remo es tu máquina para mejorar futuras marcas y salidas, y si prácticas deportes de equipo como el fútbol o baloncesto o cualquier deporte de raqueta, optar por la cinta de correr o la eliptica mejorar enormemente tu capacidad.

lo ideal, para combatir la monotonía, es hacer sesiones cardiovasculares con diferentes máquinas. Usa la cinta de correr  hoy, la bicicleta mañana, la elíptica pasado mañana, etc. O usa dos equipos cardiovasculares diferentes en la misma sesión de entrenamiento (uno al principio y otro al final).

Cuales son las maquinas de gimnasio cardiovasculares más importantes.

Cinta de correr

Adecuado para los amantes de caminar o correr, especialmente cuando las actividades al aire libre se hacen imposibles por el mal tiempo. Caminar es una excelente actividad para controlar el peso y fortalecer huesos y músculos. Además, el riesgo de lesiones es mínimo ya que se trata de una actividad de bajo impacto.
Un estudio publicado en 1996 en The Journal of the American Medical Association's 1996 midió el consumo de energía a través de 6 equipos cardiovasculares diferentes. Los científicos observaron que, bajo las condiciones del estudio, la cinta de correr demostró ser la mejor herramienta cardiovascular en términos de consumo de energía a diferentes niveles de intensidad.

Bicicletas

La gran ventaja de esta herramienta radica en la baja tensión que ejerce sobre las articulaciones, especialmente las de rodillas y pies. Sin embargo, toma algún tiempo para que te acostumbres a sentarte durante varios minutos: puede ser un poco incómodo al principio.

Un estudio reciente ha destacado algunos puntos a favor de la opción de utilizar una bicicleta para el entrenamiento cardiovascular. El entrenamiento a intervalos[*2] con este tipo de herramienta ha demostrado ser tan efectivo para mejorar la función cardiovascular como el entrenamiento a largo plazo

Elíptica

La bicicleta elíptica o máquina elíptica es una buena opción para las personas que aman caminar o correr pero no quieren ejercer mucha presión sobre las articulaciones. Gracias a su bajo impacto, la elíptica puede funcionar como una alternativa a las cintas para correr en situaciones donde el atleta vuelve a la práctica deportiva después de una lesión o un período largo sin actividad. Esta máquina también funciona bien para mejorar la coordinación de las extremidades, ya que funciona tanto en brazos como en piernas.

Un estudio de 2002 reveló que la máquina elíptica le permite trabajar en diferentes músculos de la pierna a través de la variación de velocidad y la duración del ejercicio. El estudio demostró que cuanto más larga es la duración del ejercicio realizado en la elíptica, más calorías se queman, confirmando así que esta herramienta es una alternativa adecuada a la cinta y la bicicleta.

Maquina de escalones.

La máquina de escalones es un aliado fuerte para fortalecer los músculos de las piernas. Al utilizar esta herramienta, evite inclinarse demasiado contra el manillar lateral, ya que reducirá el trabajo de piernas y mantendrá una posición correcta durante toda la actividad.

Maquina de remo

La máquina de remo es una de las máquinas más completas ya que, además de cardio, trabaja en los principales grupos musculares: piernas, hombros, brazos y abdomen. Esta herramienta está recomendada para aquellos que practican deportes que requieren una carga pesada en la parte inferior del cuerpo (como baloncesto, fútbol y ciclismo), para no forzar demasiado las articulaciones de rodilla y pie.